Virtud de la Esperanza

 

            Llegar a conocer a Dios, al Dios verdadero, eso es lo que significa recibir esperanza. Pero para nosotros, que vivimos desde siempre con el concepto cristiano de Dios y nos hemos acostumbrado a él, el tener esperanza resulta ya casi imperceptible (casi inapreciable).

            El ejemplo de una santa de nuestro tiempo puede ayudarnos a entender lo que significa encontrar por primera vez a este Dios de la esperanza. Me refiero a la santa africana Josefina Bakhita, canonizada por el papa Juan Pablo II.

            Nació en 1869 en Sudán. Cuando tenía 9 años fue secuestrada por traficantes de esclavos, golpeada y vendida 5 veces en los mercados de Sudán. Terminó como esclava al servicio de la mujer de un general, donde cada día era azotada hasta sangrar; como consecuencia de ello, le quedaron muchas cicatrices para el resto de su vida.

            Por fin, fue comprada por un mercader italiano para el cónsul Calixto que volvió a Italia. Aquí, Bakhita llegó a conocer a Jesucristo, su “Señor bueno”, su “Dueño amable”, la Bondad en persona. Aquí se enteró de que este Dios la conocía, la esperaba, la quería… Y se sintió amada y respetada. En este momento tuvo esperanza, la gran esperanza: “este gran Amor me espera, por eso mi vida es bella, pase lo que pase”.

            El 9 de enero de 1890 recibió el bautismo, la confirmación y la primera comunión. Pero la esperanza que había nacido en ella, no podía guardársela para sí sola; esta esperanza debía llegar a muchos, debía llegar a todos”.

(cf. Benedicto XVI, Spe Salvi, n. 3)

 

Gustavo Johansson
sacerdote diocesano
Director espiritual de Mercabá