Amores por Internet


Jóvenes de hoy día, enganchados sin control a todas las redes sociales

        Hace poco me decía una amiga que tenía un amigo por internet, y que se estaba enamorando de él. Eso me dejó perpleja, y por eso me puse a pensar si es posible que surja el amor a través de internet.

        La dimensión del amor es algo que rebasa nuestra comprensión. Y supongo que a través de internet, que pone en contacto a seres humanos, también podemos amar a otros seres humanos.

        El problema, y hay que tomarlo muy en cuenta, es que lo que podemos conocer de otro ser humano a través de este medio es bien poco. Para empezar, se pierde la comunicación no verbal, que representa más del 90% de la comunicación entre dos personas. Y a la comunicación verbal le falta la voz, con toda la riqueza que esta encierra: timbre, tono, volumen, matiz, intención... Por escrito se pueden decir muchas cosas, vamos a creer que sinceras, pero no podemos ver en la expresión del amigo ese gesto que nos indicaría, por ejemplo, si hay una contradicción interna entre lo que dice y lo que siente.  

        Sin embargo, no hay que menospreciar la maravillosa posibilidad de conocer a otras personas por medio de internet y de establecer lazos afectivos verdaderos y profundos. Si ambas partes ponen lo mejor que hay en sus corazones puede surgir una relación importante en el sentido de la amistad.

        Pero la cuestión de esta chica se enfoca al amor romántico, al amor de pareja, al enamoramiento. Y aquí sí, definitivamente, le dije que no hay que enamorarse vía internet. El enamoramiento toca las fibras más sensibles, y el amor de pareja implica una red de muchos hilos, la mayor parte inconscientes, que no es posible tejer de esta manera. Podría ocurrir que un hombre y una mujer que se atraen a través de sus mensajes cibernéticos decidan conocerse personalmente y tratarse, para finalmente decidir ser pareja. Pero sin ese contacto personal, sin ese conocimiento cara a cara y sin una suficiente convivencia, cualquier amor romántico pone sus cimientos en una nube de fantasía. Lo malo del asunto es que están poniendo el corazón en algo casi siempre imposible. Es muy difícil que alguno de los dos deje su mundo (trabajo, familia, raíces) para irse a vivir lejos, al mundo del otro. Y el riesgo es muy alto. Se entienden muy bien en la pantalla. ¿Y en la vida cotidiana? Estamos suponiendo que todo cuanto se dijeron es verdad. ¿Y si no lo es? ¿Si alguno de los dos miente? 

        El enamoramiento que surge vía internet es real, pero no así la relación de pareja. Y no voy a hablar, porque seguramente ya lo has escuchado, de la gente que usa internet para engañar, embaucar y hacer daño a los demás.

        El consejo que le dí: mantén tus relaciones vía internet estrictamente en el plano amistoso. Frena tus fantasías románticas, y cuídate, cuídate mucho.

 

YUSI CERVANTES, Querétaro, México

 

 Act: 01/10/18   @noticias del mundo           E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A