Cuba, contra el crecimiento cristiano


Miguel Díaz Canel, sucesor del gobierno castrista de Cuba, y de claro perfil pro-LGTB

            Según un informe de El Nuevo Herald, el nuevo gobierno cubano de Miguel Díaz-Canel está poniendo en práctica, desde que sucedió a Raúl Castro el pasado 19 abril 2018, y de acuerdo con un documento matriz del Partido Comunista de Cuba, un amplio y secreto programa para combatir los diferentes aspectos del notorio crecimiento religioso en la Isla, sobre todo en la capital.

            El documento del PCC afirma con preocupación que «las organizaciones religiosas en la capital han ampliado su capacidad de actuación en la sociedad; realizan proselitismo directo, algunas emplean el método de visitar los hogares, y otras prácticas novedosas con el fin último de captar nuevos adeptos».

            El informe, denominado Análisis político acerca del fenómeno religioso en la Capital, destaca que «las iglesias cristianas han incursionado en actividades de asistencia social con carácter caritativo» y participado en proyectos sociales «con el apoyo de fundaciones y organizaciones no gubernamentales extranjeras».

            Además, el documento señala que las instituciones religiosas (que incluyen otros cultos además de la Iglesia católica), «para reforzar su labor proselitista, tratan de ocupar un papel protagónico en la solución de determinadas necesidades a individuos y grupos específicos... e incursionan con ese propósito en actividades que forman parte de las conquistas de la Revolución».

            «Las referidas actividades... las han realizado representantes de esas instituciones, según se ha valorado, violando, en ocasiones, leyes o regulaciones y aprovechando, al parecer, fallas administrativas causadas por lentitud, pasividad o falta de vigilancia para hacer cumplir lo establecido», afirma el Partido.

            Según el documento, la Iglesia católica ha incrementado sus publicaciones con altas tiradas de ejemplares, y promueve constantemente a laicos para cargos de responsabilidad en instituciones estatales, en particular en las educacionales y culturales, con mayor énfasis en el sector de la salud.

            «La iniciación en Cuba, en esos cultos, de extranjeros de la comunidad cubana radicada en Estados Unidos y ciudadanos de otros países, abre espacio a la actividad enemiga, influencia foránea e ilegalidad organizada; por ello se requiere prioridad, en el tratamiento a esos grupos», subrayó el informe.

            La preocupación mostrada por el Partido demuestra que el gobierno castrista persiste en su interés por enfrentar las creencias religiosas, según afirmó una fuente eclesiástica cubana que pidió no ser identificada. «Esto contradice rotundamente la afirmación de que el estado cubano es un estado laico. No es cierto. Es un estado identificado con un gobierno comunista y antirreligioso, porque es totalizante en su ideología», agregó la fuente.

            El documento del PCC hace una pormenorizada reseña crítica de las actividades de todos los grupos religiosos de la capital donde «están presentes casi todas las manifestaciones religiosas existentes en el país», con la finalidad de tomar medidas contra ellos.


Acusaciones a la Iglesia católica

            Entre las actividades de los grupos religiosos, el documento menciona sistemáticamente las siguientes:

-repasos de las asignaturas de español, matemáticas e inglés y clases de computación en templos católicos;
-casos de médicos que, ante la falta de medicina, sugieren o remiten a las iglesias a los pacientes para conseguir los medicamentos;
-atención material y recreativa a los ancianos en algunas parroquias;
-aumento gradual de adquisición de viviendas, usando el testamento, por instituciones religiosas, mediante el asentamiento, en casas particulares, de representantes de órdenes femeninas;
-atención a familiares de niños con síndrome de Down, aprovechando insuficiencias y falta de sistematicidad en la atención que prestan las instituciones de salud pública.


Medidas para detener el avance cristiano

            Para contrarrestar esta influencia del Cristianismo, las "nuevas" autoridades de La Habana están instruyendo a las diferentes Direcciones Provinciales a tomar, entre otras, las siguientes medidas:

            En temas de salud:

-delimitar el suministro de insumos a las instituciones religiosas;
-controlar la entrega de medicamentos por parte de los médicos;
-elevar la exigencia en las inspecciones sanitarias a las viviendas que se dedican al cuidado de niños, detectando las que no tengan licencia;
-detectar las viviendas ilegalmente dedicadas al cuidado de ancianos y prohibir su funcionamiento.

            En temas de trabajo y seguridad social:

-tener como prioridad la ubicación laboral de las madres cuyos hijos en edad escolar son atendidos en instituciones de la Iglesia católica, en La Habana Vieja;
-continuar ejecutando el programa de atención social, con mayor calidad, dirigido a los ancianos, madres solteras y discapacitados, con la participación de las demás instituciones que actúan.

            En temas de vivienda:

-detectar y solicitar se sancione, en coordinación con las entidades que corresponda, a los que utilizan las viviendas para fines no previstos, ni autorizados legalmente, como casas de culto, cuidado de niños, ancianos y otros.

            En temas de justicia:

-participar en las reuniones del Grupo de Atención a los Asuntos Religiosos, y asesorar según lo establecido en la Ley de Asociaciones;
-visitar las casas de culto detectadas y explicar a los moradores de la vivienda la ilegalidad de utilizarla en esa función, sin la debida legalización jurídica;
-verificar rigurosamente las solicitudes que se presenten ante las notarías para las Escrituras Públicas de adjudicación de herencia testada que benefician a representantes de órdenes religiosas.

            En temas de educación:

-intensificar la labor del Grupo Técnico del programa «Educa a tu hijo» y del Consejo de Atención a Menores;
-brindar atención priorizada al aprovechamiento de las capacidades de los Círculos Infantiles de La Habana Vieja, para aumentar la matrícula de los niños de las madres que se vinculen laboralmente;
-estudiar las alternativas posibles para realizar acciones complementarias de ayuda a los alumnos que lo requieran.

            En temas de cultura:

-incrementar las actividades culturales dirigidas a niños, adolescentes y jóvenes, en días de receso escolar y con mayor presencia en las zonas que lo requieran;
-realizar presentaciones y debates de filmes y libros que aborden desde una concepción científica y materialista el tema religioso.

            En temas de deportes:

-realizar actividades recreativas para niños y jóvenes los fines de semana en las zonas y lugares que han de recibir debida prioridad;
-organizar mini-maratones con salidas y metas en zonas de conveniencia, para motivar la participación de niños y jóvenes.

 

DIEGO GARCÍA, Querétaro, México

 Act: 01/06/18   @noticias del mundo           E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A