Testimonio, 16 sept. 2018

«Manifestó la Verdad eterna que Él nos ha creado sin nosotros, pero no nos salvará sin nosotros. Quiere que nosotros pongamos en ello la libre voluntad, empleando el tiempo en las verdaderas virtudes.

Por eso añadió:

A todos es necesario serviros de este puente buscando la gloria y alabanza de mi nombre en la salvación de las almas, sufriendo muchas penalidades, siguiendo las huellas de este dulce y amoroso Verbo. De otro modo no podréis venir a mí. Vosotros sois trabajadores míos, a quienes he puesto a trabajar en la viña de la santa Iglesia.  

Trabajad en el campo universal de la religión cristiana, encargados por la gracia cuando os di la luz del santo bautismo, que recibisteis en el cuerpo místico de la santa Iglesia por mano de los ministros… Pertenecéis al cuerpo universal, y ellos al cuerpo místico, colocados para alimentar vuestras almas, dándoos la sangre que recibís en los sacramentos…, sacando de vosotros las espinas del pecado mortal y plantándoos la gracia. Ellos son los trabajadores en la viña de vuestras almas, unidos a la viña de la santa Iglesia.

Toda criatura racional tiene su propia viña, la de su alma, de la que cada uno es viñador con su voluntad y libre albedrío en el tiempo, esto es, mientras se vive. Mas después de pasado este tiempo no se puede hacer trabajo alguno, ni bueno ni malo; pero, mientras se vive, se puede trabajar la viña a la que le he enviado. Tenéis, por tanto, que levantaros, en primer lugar, con la contrición del corazón, aborreciendo el pecado y amando la virtud»

SANTA CATALINA DE SIENA, doctora de la Iglesia

 Act: 16/09/18   @testimonios de fe          E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A