CUEVA DE LAS BRUJAS
.

Madrid 1 agosto 2019
Manuel Arnaldos, historiador de Mercabá

            Se trata de una caverna situada a escasos 100 m. del Cantábrico y a 10 km. al este de Altamira, en la comarca de Suances, Cantabria, España. Está abierta en roca caliza, con claros signos de actividad hídrica. Está cercana a una población moderna (800 m. del pueblo y 40 m. de la casa más próxima). Su entrada está oculta, y es difícil verla a distancia, desde el exterior.

            La cueva patenta la categoría de Bien Cultural, y dos caras totalmente inauditas. Por un lado, presenta una cara arqueológica con 4 pinturas rupestres (auténticas, aunque en parte manoseadas), y por otro lado presenta una cara legendaria que la considera oscura y maliciosa (por la presencia de brujas ancestrales, y pinturas maléficas en su interior).

            En la entrada hay restos de actividad antrópica moderna (botas de goma, basura variada y restos de hogueras). Así mismo, a lo largo de la galería hay algunos restos de madera quemada, o bien de antorchas o bien restos diseminados de una hoguera. Su temperatura  (14º) y humedad son constantes.

            La longitud entre la entrada y la parte más profunda es de 30-40 m. Si bien la dirección que sigue desde la entrada es más o menos recta, la cueva describe una suave curva hacia la derecha, con lo que a la parte donde están situadas las pinturas no llega la luz de la entrada, estando éstas en la más profunda oscuridad.

            La caverna desciende suavemente hasta el final, siendo ligeramente escarpadas la entrada y una zona a 15 m. de la entrada. La diferencia de altura máxima aproximada entre el suelo de la entrada y la zona de las pinturas pudieran estar entre 1,5 y 3 m. La anchura máxima de la galería es de 1,90 m. El suelo actual es de arcilla.

            Sus pinturas rupestres han sido controvertidas a lo largo de un siglo entero. Descubiertas a finales del s. XIX, en 1909 resultaron ser falsas por demostración que hicieron los padres jesuitas Carballo y Breuil. Y hacia 1961 fueron borradas del mapa por encargo del edil García Lorenzo.

            Hasta que en 1985 un equipo de la CAEAP y otro del Dpto. Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Cantabria reabrieron el caso, haciendo sondeos y croquis topográficos y completando la reconstrucción de las pinturas originales, que sí resultaron ser verdaderas.

            Son dimensiones de las representaciones:

-del mamífero cornudo: 16 x 27 cm, con altura respecto al suelo actual de 1,24 cm;

-de la mano: 13 x 11 cm;

-del caballo: 26 x14 cm, con altura respecto al suelo actual de 1,80 cm;

-de la flecha (próxima al caballo): 8 cm;

-del ciervo próximo al caballo: 7 x 2 cm;

-del trazo (¿culebra?) serpentiforme: 36 cm;

-entre caballo y mamífero cornudo: 97 cm.

.

  Act: 01/08/19       @fichas de arte              E D I T O R I A L    M E R C A B A     M U R C I A  

.