ROMA BARROCA
.

Madrid 1 mayo 2019
Manuel Arnaldos, historiador de Mercabá

            El arte barroco fue ideado por el Concilio de Trento[1], que en 1563 ya hablaba de:

-velar por el contenido del arte religioso,
-autorizar sólo las esculturas y pinturas que fuesen de calidad,
-prevenir contra la indecencia o profanación.

            Su acento artístico venía a pivotar, pues, en la precisión y representación artística, aún con un cierto margen concedido:

-a las ideas probables, que tuvieran fundamento,
-a la sabiduría y erudición, que pudiesen aportar los artistas consagrados.

            En cuanto a las filosofías clásicas, fueron rechazadas por el Concilio las más peligrosas, y toleradas todas las demás, incluidas las mitologías clásicas, y bajo el calificativo de inofensivas para la razón.

.

a) Roma tridentina

            Vio la luz bajo Sixto V y su Urbanización de Roma-1585[2], cuando el papa abrió las puertas de Roma a los mejores artistas, peregrinos del mundo entero y nuevas órdenes eclesiales[3]. Se trataba de dotar a la ciudad de una nueva mística que elevara el alma a Dios[4], instalando 7 obeliscos en sus puntos claves[5] y bajo 2 nuevas vías que desde la puerta Norte (del Popolo) se abrirían en forma de abanico sobre la ciudad:

-hacia el Oeste, hacia el castillo Saint Angelo y universidad Sapienza,
-hacia el Este, hacia la colina Quirinale y puerta Salaria,
-junto a la ya existente via de la Lata que iba del norteño Popolo al central Foro y Coliseum.

            La Iglesia Gesu de Roma[6], adaptada a la perfección al nuevo arte impulsado por Trento, fue el mayor ejemplo de “edificio de gran belleza ofrecido a Dios”, con:

-dimensiones de cuerpo humano perfecto, el de Cristo,
-interior más rico que el exterior, el del alma divina de Cristo,
-exterior adornado con todo tipo de órdenes clásicos, el del cuerpo humano de Cristo.

            Y es que tras las directrices barrocas de de Trento, Roma comenzó a resaltar el valor de la arquitectura, para atraer la mirada de las personas distraídas. En arquitectura, empezó a ser común en Roma, en seguimiento a las prebendas tridentinas[7]:

-construir edificios sobre promontorios,
-esculpir figuras o adornos serios, decentes y para las fachadas,
-elevar espacios sobre gradas, para amplificar la dignidad,
-conveniente iluminación,
-obligación de restaurar la decoración y mobiliario anticuado
[8].

.

c) Roma de Borromini

Estuvo inundada de arquitecturas de Francesco Borromini (Lugano 1599-Roma 1667), arquitecto italiano y el más destacado arquitecto del Barroco.

Nacido en los Alpes y criado en Milán, con 20 años se trasladó a vivir a Roma, tras la llamada que la hizo Bernini a trabajar como cantero avanzado del Vaticano[9]. Tras romper relación con Bernini y ser expulsado del Vaticano, dirigió los trabajos de la Universidad Sant Ivo alla Sapienza de Roma, así como los de la Basílica San Juan de Letrán de Roma.

Declarado entusiasta de Miguel Angel, introdujo Borromini en la arquitectura romana los elementos arquitectónicos inéditos de:

-geometría modular, y no ya aritmética,
-plantas multiformes, centralizadas y con todo tipo de naves,
-dinamismo de paredes y espacios imposibles,
-uso inverosímil de la luz,
-dimensiones gigantes a base de materiales simples y económicos.

            Destacó su Palacio Spada de Roma-1625, donde Borromini plasmó como nadie:

-perspectiva arquitectónica[10],
-técnica del trampantojo
[11], para el patio palaciego.

            Destacó su Iglesia San Carlos de las 4 fuentes de Roma-1634[12], donde Borromini plasmó como nadie:

-sensación irracional,
-impresionante e inédita planta multiforme
[13],
-2 brazos a partir del óvalo, y no de la cruz,
-fachada ondulada
[14],
-alzado
en 3 niveles[15],
-juegos entre lo cóncavo y convexo,
-cúpula
llena de luz y casetones,
-estucos ficticios
ficticios, para las columnas y frisos,
-el triángulo, como medida para todos los módulos
[16].

            Destacó su Oratorio San Felipe Neri de Roma-1637, donde Borromini plasmó como nadie:

-ladrillo y técnica del ladrillo[17],
-fachada
monumental,
-monasterio, iglesia y claustro interior.

            Destacó su Iglesia Sant Ivo alla Sapienza de Roma-1642[18], donde Borromini plasmó como nadie:

-linterna helicoidal[19],
-epígrafes salomónicos
[20],
-inspiración paleocristiana
del norte italiano,
-el triángulo milanés, como medida estándar,
-cúpula sin tambor,
-efectos de luz
[21],
-juegos entre lo cóncavo y convexo, curvas y contracurvas
[22].

.

b) Roma de Bernini

            Estuvo inundada de esculturas de Gian Lorenzo Bernini (Nápoles 1598-Roma 1680), artista barroco italiano y el mayor escultor de todos los tiempos.

            Hijo de escultor florentino, nació y aprendió a esculpir Bernini en Nápoles, donde su padre trabajó. Con 6 años se trasladó a Roma con su familia, mostrando un talento de niño prodigio que supo captar el cardenal Barberini[23]. Mostró también una adolescencia sobrehumana, con unas esculturas que superaban en mimetismo a todos los artistas de todos los tiempos.

            En 1623 fue nombrado director de la Academia San Lucas de Roma, y en 1629 fue llamado por Urbano VIII para ponerse al mando escultórico del Vaticano[24], hasta el fin de sus días. Sólo excepcionalmente trabajó fuera de Roma[25], introduciendo en todo lo que tocaba el culmen del dramatismo y dulzura, tensión y sensualidad, textura y gesticulación, belleza, veracidad, interioridad...

            A nivel de obras públicas, o conjunto de piezas unitarias para lugares emblemáticos, destacó su Fuente del Tritón-1643 para la Plaza Barberini de Roma:

             Así como su Fuente de los 4 Ríos-1653 para la Plaza Navona de Roma, último encargo público fuera del Vaticano, sobre un obelisco egipcio que Bernini dejó flotando en el aire, y en el que multiplicó por 3 los tamaños humanos naturales:

              En cuanto a piezas sueltas para interiores, destacó su Martirio de San Lorenzo-1614 para el Palacio Barberini de Roma, de un Bernini con apenas 15 años de edad:

              Destacó también su Fauno y los Cupidos-1616 para la Galería Borghese de Roma, de un Bernini con apenas 17 años de edad:

              Destacó su Martirio de San Sebastián-1617 para el Palacio Barberini de Roma, de un Bernini con apenas 18 años de edad:

              Destacó su Eneas, Anquises y Ascanio-1618 para la Galería Borghese de Roma, y donde Bernini dejó boquiabierto al mundo entero a sus 19 años, por sus diversos puntos de vista y multitud de puntos de fuga:

             Destacó su Hermadrodita Durmiente-1619 para la Galería Borghese de Roma, donde Bernini supera a sus 20 años todos los registros del mundo clásico griego, así como todas sus copias romanas, con colchón incluido:

             Destacó su Anima Bendita-1619 y Anima Dañada-1619 para la Iglesia San Juan de los Españoles y el Palacio Español de Roma, sobre las personas inundadas por la gracia de Dios y las llenas del odio demoníaco:

             Destacó su Busto de Pedro de Foix-1621 para la Iglesia Sta. Mª de Montserrato de Roma, con introspección psicológica del personaje, haciéndolo cercano e íntimo. Se trata de un monumento funerario que esculpe la cara del difunto, a forma de escultura que sale del nicho:

             Destacó su Rapto de Proserpina-1622 para la Galería Borghese de Roma, que arrastra hacia el hades inferior a los personajes, e inventa una nueva técnica del mármol moldeable (1ª vez en la historia donde se hace dúctil al mármol). De naturalismo insuperable en la historia del arte, superando casi a la pintura en el efecto de maleabilidad, ritmo y movimiento. De efecto convulso y violento:

             Destacó su Neptuno y Tritón-1623 para el Jardín Villa Peretti de Roma:

             Destacó su David-1624 para la Galería Borghese de Roma, que rompe con el estaticismo renacentista de Berrocchio y Donatello. Muestra concentración, jovialidad, y el empuje del lanzamiento:

             Destacó su Apolo y Dafne-1625 para la Galería Borghese de Roma, sobre la Metamorfosis de Ovidio. Muestra a Dafne convertida en laurel, con su carne convertida en tronco, ramas y hojas (de forma progresiva, a los ojos del espectador). Inventa la visión dual escultor-espectador, para que el espectador participe en la escena, y en ella involucre su corazón. De realismo alucinante, se trata de un desafío escultórico realizado a la pintura y poesía, a nivel de competir en máximos grados de convincencia:

 

             Destacó su Santa Bibiana-1626 para la Iglesia Santa Bibiana de Roma, que afirma la fe pura, la emoción sublime. Supuso la consagración a todos los trabajos arqueológicos que se estaban descubriendo sobre la santa:

             Destacó su Busto de Escipión Borja-1632 para la Galería Borghese de Roma, que consigue hacer natural su sonrisa en los labios, dar inmediatez mediante el botón de la sotana descosido… y romper el idealismo clasicista clerical:

             Destacó su Busto de Constanza Bonarelli-1635 para la Galería Borghese de Roma, que consigue hacer carne a la piedra, dar inmediatez mediante el botón de la blusa desabrochado… y representar el rostro de su secreta amante romana:

            Destacó su Busto de Medusa-1640 para el Palacio Conservatorio de Roma:

             Destacó su Verdad-1651 para la Galería Borghese de Roma, alegoría desnuda y sin tapujos, con los pies alargados para llegar lejos, el rostro orgulloso, mirada al más allá, y mostrando con la mano su origen divino:

             Destacó su Extasis de Santa Teresa-1652 para la Iglesia Sta. Mª de la Victoria de Roma, que muestra la flecha en su corazón, y la gran devoción de la familia Cornaro hacia la santa. Complejo arquitectónico, escultórico y pictórico que también añade: retablos de piedra, columnas salientes, balcones con casetones y esculturas asomándose por el balcón, combinación de color en los mármoles, función expresiva de los paños, éxtasis de la santa y ángel sonriente:

             Destacó su Daniel y los Leones-1657 para la Iglesia Sta. Mª del Popolo de Roma:

             Destacó su Habacuc y el Angel-1661 para la Iglesia Sta. Mª del Popolo de Roma:

             Destacó su Angel con Corona de Espinas-1666 y Angel con la Inscripción-1666, ambos por encargo del papa para el Puente Saint Angelo de Roma:

             Destacó su Extasis de Santa Ludovica-1674 para la Iglesia San Francisco de Roma:

.

  Act: 01/05/19       @fichas de arte              E D I T O R I A L    M E R C A B A     M U R C I A  

_______

[1] 1545-63, y uno de los grandes Concilios de la historia, donde la Iglesia se posicionó respecto a la Reforma luterana, revisó todos los estudios humanísticos y artísticos eclesiales, impulsó la contrarreforma cultural, y puso los medios para el mayor de los florecimientos espirituales y misionales de la historia.

[2] En la que el pontífice trató de dar solución a la vieja y medieval urbanización de la ciudad petrina, con desniveles callejeros, edificios derrumbados, restos arqueológicos en peligro de expoliación…

             Fue entonces cuando el papa Sixto V (1585-1590) llevó a cabo el imperial proyecto de urbanizar al completo la ciudad de Roma, girada en torno al primado petrino, y dándole la grandiosidad de antaño a todos los lugares paleocristianos (trabajos soterráneos relatados por Giacomo Bossio en 1638).

[3] Entre las que destacaron:

-la Compañía de Jesús de San Ignacio de Loyola, con su Iglesia Gesu de Roma-1568,
-el Oratorio de San Felipe de Neri, con su Iglesia Santa María Vallicella de Roma-1577,
-los teatinos de San Cayetano Thiene, y su Iglesia Sant Andrea della Valle de Roma-1590,
-los borromianos de San Carlos Borromeo, y su Iglesia San Carlo al Corso de Roma-1610…

[4] Siendo el año 1622 el cénit del Barroco eclesial, cuando la mayoría de santos del s. XVI fueron canonizados al unísono (Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz…).

[5] En la plazas Popolo, Campidoglio y Navona, en el teatro Marcelo y termas Diocleciano, y en las basílicas Santa María Mayor y San Juan de Letrán.

[6] De los padres jesuitas, animadores y universalizadores del movimiento artístico de Trento, haciendo que:

-el público llano no sintiera temor al arte ni a la Iglesia,
-el arte fuese más accesible a la población,
-se potenciara artísticamente el halago de las emociones.

[7] Encabezadas por las directrices del arzobispo de Milán, Carlos Borromeo, que fue publicando en numerosas obras de índole artística.

[8] Imperado por el De Nitore et Munditia Ecclesiarum-1584 de Carlos Borromeo, auténtico primer compendio de la historia del Arte orientado a la restauración artística.

[9] De ahí su futura enemistad hacia Bernini, gran capataz y máximo jefe artístico de la ciudad de Roma.

[10] La 1ª vez que se produce en la historia del Arte.

[11] Perspectiva ficticia.

[12] De los Padres Trinitarios descalzos, establecidos en Roma en 1611, y que empezaron a levantar en Roma la Iglesia más representativa de su Orden. Se trataba de aprovechar un espacio reducido, que daba a la esquina de una calle.

[13] Integrada por: 1 cruz + 1 octógono + 1 óvalo, en una unidad indivisible.

[14] Con 3 vanos, columnas, paredes y columnitas.

[15] Destacando:

-en el 1º nivel, 16 columnas monumentales, que dividen irregularmente el espacio,
-en el 2º nivel, entablamento de curvas-contracurvas, y pechinas con medallones,
-en el 3º nivel, cúpula a la manera lombarda (sin tambor, inmaterial, y como suspendida en el aire).

[16] Al igual que poseía la Catedral de Milán, en la que él trabajó.

[17] No con la típica piedra travertina (amarillenta, caliza y porosa, típica en la zona de Roma).

[18] Sede de la universidad romana, cuyo patio había levantado Jacoppo della Porta, y cuyo Patrón de Derecho (Sant Ivo) presidía el centro estudiantil.

[19] Símbolo de la sabiduría salomónica.

[20] Como los de “el temor de Dios, inicio de la Sabiduría”.

[21] Provocados por unas planchas de acero que recibían la luz que bajaba de las ventanas de la bóveda (a imitación de Bernini).

[22] Que daban movimiento a las paredes, hornacinas, balaustradas...

[23] Así como por los sacerdotes jesuitas, con quienes forjó una religiosidad basada en la Imitación de Cristo de Tomás de Kempis.

[24] A la muerte del anterior director de obras vaticanas, Carlo Maderno.

            Trabajos vaticanos que dirigirá durante 50 años, de la mano de 5 papas distintos (con la excepción por poco tiempo del papa Inocencio X, que a la muerte del papa Urbano VIII despidió a toda la Corte predecesora, incluido Bernini).

[25] Como fue el caso de la Corte francesa de Luis XIX de Francia, donde el ministro Colbert se empeñó y convenció al papa para que dejase recalar por breve tiempo al genio mundial en la capital parisina (trabajando en el Museo Louvre de París y Palacio de Versalles).