Paso 1 de Santidad

LA GRACIA, I

Escuela Jóvenes Cristianos
Molina de Segura, 24 mayo 2021

escritura

1. No soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí (Gál 2, 20).
2. Que la gracia del Señor Jesucristo esté en vuestro espíritu (Apoc 22, 21).
3. Cuidad que nadie se vea privado de la gracia de Dios (Heb 12, 15).
4. Tu gracia, Señor, vale más que la vida (Sal 62, 4).
5. Nos hemos conducido en el mundo con la santidad y la sinceridad que vienen de Dios, y no por talento natural, sino por la gracia de Dios (2Cor 1,12).
6. Por la gracia de Dios soy lo que soy; y la gracia de Dios no ha sido estéril en mí. Antes bien, he trabajado más que todos ellos. Pero no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo (1Cor 15, 10).
7. Sin mí nada podéis hacer (
Jn 15, 5).
8. Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia (Lc 2, 52).
9. La gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo (Jn 1, 17).
10. Hemos de mantener la gracia y, mediante ella, ofrecer a Dios un culto grato (Heb 12, 28).
11. De la plenitud del Verbo recibimos todos la gracia de la gracia (Jn 1, 16).

magisterio

12. No será posible dar respuesta a las expectativas de reconciliación, de justicia y de paz, si el Señor no nos acompaña con su Gracia (JUAN PABLO II, 4-3-1990).
13. Vivir en gracia es la primera y fundamental condición de una vida auténticamente cristiana (JUAN PABLO II, 23-2-1985).
14. La gracia de Dios permanezca con vosotros para siempre a fin de que el Reino de Dios esté en la cima de vuestros pensamientos y en el centro de vuestras almas (JUAN PABLO II, 25-2-1990).
15. A través de la vida de la gracia, cada uno de nosotros tiene la oportunidad de cooperar con Jesús para que el poder salvador de su cruz ejerza su acción sobre las necesidades de nuestros hermanos (JUAN PABLO II, 27-5-1990).
16. Estar preparados para la muerte significa vivir en gracia de Dios (JUAN PABLO II, 23-2-1985).
17. Por medio de la gracia pasamos a ser semejantes a Cristo y somos adoptados como hijos de Dios (JUAN PABLO II, 4-4-1984).
18. La nueva vida que se concede a los creyentes en virtud de la resurrección de Cristo, consiste en la victoria sobre la muerte del pecado y en la participación en la gracia (JUAN PABLO II, 15-3-1989).
19. El porvenir será el que los hombres construyan con su libertad responsable, sostenida por la gracia de Dios (JUAN PABLO II, 12-1-1990).
20. La Iglesia, en medio de tentaciones y tribulaciones, se ve confortada con el poder de la gracia de Dios (VATICANO II, LG.9).
21. Si alguno dijere que el hombre puede justificarse delante de Dios por sus obras que se realizan por las fuerzas de la naturaleza humana, sin la gracia divina, sea anatema (CONCILIO DE TRENTO).
22. Quienquiera dijere que la gracia de Dios sólo vale para la remisión de los pecados y no también de ayuda para no cometerlos, sea anatema (CONCILIO DE ÉFESO).
23. La gracia es realmente el poder de Dios que ilumina el camino de la vida hacia la vida que es la verdadera vida (JUAN PABLO II, 6-5-1984).

tradición

24. Sin la gracia, el corazón del hombre no es capaz de tener ni un buen pensamiento (San BERNARDO).
25. ¡Cómo te compadezco al verte tan sin inteligencia para las bellezas de la gracia! (San APOLONIO).
26. Cuando el espíritu se entibia y llega poco a poco a enfriarse en la gracia, por fuerza la carne y la sangre buscan sus intereses (San FRANCISCO DE ASÍS).
27. Hacer bien a las almas sin el socorro divino es tan imposible como hacer volver a nuestro hemisferio al sol durante la noche (Santa TERESA DE LISIEUX).
28. Ninguno es flaco cuando usa bien de la gracia (San FRANCISCO JAVIER).
29. La gracia se ha derramado sobre todos... los que no quieren gozar de ella, cúlpense a sí mismos de su ceguera (San JUAN CRISÓSTOMO).
30. Todos los cristianos que se hallan en pecado mortal, se privan de la vida de la gracia (Santa CATALINA DE SIENA).
31. Conozco bien lo poco que es un alma cuando se esconde la gracia (Santa TERESA DE JESÚS).
32. La vida de la gracia debe ser la fuente de nuestras actividades exteriores (San MAXIMILIANO Mª KOLBE).
33. El hombre en pecado mortal no puede merecer jamás la gracia santificante (Santo TOMÁS DE AQUINO).
34. Ni las varas, ni los garfios, ni el fuego me producen dolor alguno, pues permanece en mí la gracia de Cristo (San MÁXIMO MÁRTIR).
35. ¡Oh, si me dieras el consuelo de verte siempre en gracia de Dios! (San JUAN BOSCO).
36. Las obras buenas, no hechas en estado de gracia, carecen de valor para la vida eterna (Santa CATALINA DE SIENA).
37. El Hijo de Dios se encarnó para que los hombres tengan vida de gracia, en la Iglesia militante, y para que la tengan un día sobreabundante, en el cielo (Santo TOMÁS DE AQUINO).
38. La gracia estira el alma, por así decirlo, y pone en ella capacidades de conocer y amar hasta lo infinito que es Dios (San MANUEL GONZÁLEZ).
39. La gracia de Dios es el mayor tesoro que podemos poseer (San ALFONSO Mª LIGORIO).
40. Con el auxilio de la gracia podemos resistir y no dejarnos vencer ni por las miserias ni por el pecado (San BERNARDO).
41. Vestidos de la gracia de Dios como de un manto de luz inefable, somos encumbrados a una dignidad sobrenatural (San CIRILO DE ALEJANDRÍA).
42. Para reconocer a los contrarios a la gracia de Jesucristo: no se preocupan para nada del amor, no les importa ni la viuda, ni el huérfano, ni el atribulado, ni se preocupan de que uno esté en prisión o libre, hambriento o sediento, se apartan de la eucaristía y de la oración (San IGNACIO DE ANTIOQUÍA).
43. Quítame la vida, Jesús, mientras viva en tu gracia, antes que cometer un solo pecado mortal (Santa ISABEL DE LA TRINIDAD).
44. Cuesta vivir como buen religioso, pero todo lo suaviza la gracia (San MARCELINO CHAMPAGNAT).
45. ¡Cuán prodigiosos son los efectos de la gracia en quien se esfuerza por corresponder! (San JUAN BOSCO).
46. Quienes se han acercado a la gracia, han recibido de ella la enseñanza del Espíritu Santo (San ANTONIO ABAD).
47. Los que mueren en gracia, ni mueren del todo ni para siempre (San MANUEL GONZÁLEZ).
48. El mayor mal que nos puede ocurrir es perder la gracia divina por el pecado (San ALFONSO Mª LIGORIO).
49. Si te diera el Señor todo cuanto tiene creado en el cielo y en la tierra, no es tanto cuanto es su gracia (San JUAN DE ÁVILA).
50. Más vale la gracia santificante de un solo individuo que el bien natural de todo el universo (Santo TOMÁS DE AQUINO).

reflexión

Invoca al Espíritu Santo
Lee en silencio y medita todas las citas del paso 1 de santidad
Frase elegida número:   ¿Por qué?
¿Qué significa, en mi vida, la gracia? ¿Cómo es mi vida de gracia?
¿Cuáles son mis principales obstáculos para vivir en gracia de Dios? ¿Qué tendría que hacer para superarlos?
¿En qué me podría ayudar mi comunidad para vivir en gracia?
Medita la cita 13. El compromiso concreto que hoy hago es:
Finalizar con oración de petición y acción de gracias al Señor.