No son laicos; son Ateos


Cuba, ejemplo de régimen que dice defender a Dios, pero ataca a la Iglesia

Querétaro, 20 junio 2022
Luis Miguel Rubín, periodista del APSIC

          Dios no existe!" era el lema que repetía, una y otra vez, el joven Sergei Kourdakov, cuando realizaba sus trabajos al frente de las juventudes comunistas en la ex Unión Soviética. Unos trabajos entre los cuales estaba, como él mismo confiesa años después, en su Autobiografía, el de propinar brutales palizas a los principales enemigos del estado: los creyentes.

          Parece desprenderse de esto que para el sistema socialista soviético "creer en Dios" era lo que realmente podía poner en jaque su forma atea de gobierno. Y esto por un silogismo comunista muy evidente: si el pueblo puede encontrar una verdad en la Biblia, descubriría que la libertad es un privilegio del ser humano, y eso podría derribar nuestro sistema engañoso y esclavista. Y de ahí que a todo creyente en Dios, la URSS le buscara día y noche para poner días después en los periódicos un titular: su desaparición, o su muerte accidental.

          En nuestro país de México, y quizás en nombre de un laicismo ateo, se ha llegado a acusar a la Iglesia de entrometerse en los asuntos públicos. El benemérito de las Américas ha inspirado a más de uno a gritar "¡México no se vende a la Iglesia!", y los nuevos ilustrados del ateísmo no paran de repetir que la fe no debe sobrepasar los límites del hogar y del templo.

          Por supuesto, un creyente (y no creyente) puede meterse en los asuntos que quiera, tanto públicos como privados. Y lo que no puede hacer una república democrática, o representativa, es dejar que 4 mequetrefes quieran acabar con la identidad histórica y masiva del pueblo mexicano.

          El concepto de laicidad ha sido malinterpretado y distorsionado por los enemigos de Dios y de su Iglesia, como muchos otros conceptos proclamados originalmente por la Iglesia. Es lo que ya le pasó a Pío XI, que al proclamar la paternidad responsable de los padres para con los hijos, nunca se imaginó que numerosos grupos ajenos a la Iglesia empezasen a proclamar el "sexo seguro". E incluso lo que le pasa a Francisco I, cuya solidaridad para con la doctrina social pretende ser utilizada por muchos para justificar la unión de las parejas homosexuales.

          El adjetivo laico, que ha sido utilizado desde la Edad Media para distinguir a los fieles de los clérigos, empezó a ser utilizado por los anti-clericales para perseguir a los cristianos. Y la persecución de cristianos que ordenó el general Calles, en nombre de un laicismo mal entendido, es la mejor imagen de una perversa confusión de los términos, útil para cometer cualquier tipo de atropello.

          Habrá, pues, que diferenciar estos dos términos. O se es laico, y se es cristiano comprometido con sus manifestaciones religiosas. O se es ateo, y se condena a todo aquel que no esté de acuerdo con sus ideas.

.

 Act: 20/06/22       @noticias del mundo              E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A