La Iglesia ha de ser luz en medio de las Tinieblas

Baltimore,.14.febrero.2022
Arzob.
.William.Lori,.primado.de.Estados.Unidos

          Estos últimos años están siendo diferentes al resto de años de la memoria reciente, y desde 2020 estamos viviendo momentos desconcertantes y desalentadores. Pero como cristianos, la urgencia y la alegría de nuestra misión permanecen inalterables. Por esta razón, sentí la necesidad de actualizar mi primera carta pastoral, A Light Brightly Visible.

          En la presente carta espero compartir con vosotros nuestro aliento, en Cristo Jesús y en el Espíritu Santo. Al mismo tiempo, espero reformular una visión para crear comunidades parroquiales como centros vecinales de evangelización, donde se proclame, enseñe y celebre a Cristo, y donde se formen y envíen discípulos misioneros.

          Permítanme detenerme un poco más en este punto. Hace unos años, Caridades Católicas de Baltimore tituló su informe anual El poder de Uno, resaltando la capacidad de cada persona para hacer un mundo de bien. Este proceso de planificación pastoral depende del poder de uno: el poder de Dios para obrar en ya través de cada uno de nosotros.

          De hecho, podemos encontrar el término "discipulado misionero" desconcertante y desagradable, hasta que nos damos cuenta de lo que el Señor, el Novio de nuestras almas, realmente nos ofrece. Él no nos ama genéricamente, sino que nos ama a cada uno personalmente, con un amor misericordioso, penetrante y persistente, que busca hacer de cada uno de nosotros un reflejo único de su amor divino. Esto, de hecho, es lo que Jesucristo está tratando de hacer, justo en medio del caos de nuestro mundo.

          El Señor está tratando de crear en cada uno de nosotros, en el centro de nuestra existencia, "una luz brillantemente visible", una luz que brille distintivamente, de adentro hacia afuera. Jesús no quiere nada más, sino que seamos "la sal de la tierra" y "la luz del mundo" (Mt 5, 13-16). Dicho de otro modo, Jesús quiere crear en cada uno de nosotros un corazón puro (Sal 51), para que nuestra astucia pecaminosa no impida que su luz resplandezca desde lo más profundo de nuestro corazón.

          Sin embargo, una forma de vida piadosa no es realmente obra nuestra. Más bien, es obra de Cristo en nosotros a través de su Espíritu Santo, fortaleciéndonos en nuestra debilidad, ofreciéndonos su perdón, ayudándonos con paciencia a vencer todos los vicios, e invitándonos a abrazar, en el amor, todas las virtudes.

          Para la mayoría de nosotros (incluido yo mismo), éste es un trabajo arduo. Pero se convierte en un trabajo de amor una vez que nos damos cuenta de que una vida moralmente recta es, en el fondo, una respuesta de amor al Dios, que nos amó primero. La moralidad cristiana tiene que ver con que nos convirtamos en reflejos irrepetibles del amor divino. Para que quede claro, el amor es primordial, y una virtud sin amor da mala fama a la virtud misma. Pero cuando nuestra virtud está infundida de amor, entonces se vuelve atractiva, e incluso luminosa.

          A medida que la luz y el amor de Jesús se apoderan de nuestras almas, difícilmente podemos evitar ser discípulos misioneros, seguidores de Jesús cuyas vidas se han convertido en una amorosa invitación para que otros se encuentren con Cristo. Como dijo san John Henry Newman: "Hazme predicarte sin predicar, no con palabras sino con mi ejemplo, y con la fuerza cautivadora, la influencia compasiva de lo que hago, la plenitud evidente del amor que mi corazón te tiene".

          El punto que quiero resaltar es éste: el Señor llama a cada miembro de la diócesis a la santidad y al discipulado misionero. Cada miembro de la diócesis tiene un papel que desempeñar en la revitalización de la vida y la misión de la Iglesia.

          Este trabajo en curso, delineado en el proceso de planificación pastoral diocesana, no pertenece sólo a "los expertos" o al clero, y menos aún consiste en aferrarse a edificios que han sobrevivido a su propósito. Más bien, el Señor nos llama a cada uno de nosotros a ser sus seguidores, y a atraer a los demás a su evangelio y a su Iglesia, mediante una vida de amor radiante. Por lo tanto, el 1º lugar donde la luz de Cristo debe brillar intensamente es en nuestros corazones.

          Un 2º lugar donde la luz de Cristo debe brillar intensamente es en nuestras familias. La familia ocupa un lugar central en el plan de amor de Dios para la humanidad. En efecto, el Señor invita a las parejas casadas a amarse de manera semejante al amor divino de las personas de la Trinidad.

          El amor mutuo y fructífero del esposo y la esposa (el uno para el otro), y su don de sí mismos (el uno para el otro), es la forma en que Dios quiso que los niños vinieran al mundo, para ser cuidados y nutridos, y crecer hacia la madurez y santidad. No es coincidencia que las Escrituras comiencen con la historia de la 1ª pareja, Adán y Eva, y terminen con la gran fiesta de las bodas del cielo. No por casualidad, Jesús nació en una familia amorosa, donde se preparó para cumplir la misión para la cual su Padre celestial lo había enviado.

          La familia es el único camino a seguir para el género humano, y para la misión de la Iglesia. Pues cuando la luz de Cristo arde intensamente en nuestras familias, éstas se convierten en fuente de luz y amor para la Iglesia y para la sociedad. Cuando la luz de Cristo brilla en el corazón de nuestras familias, éstas se convierten en iglesias domésticas, donde Cristo está en el centro.

          Hace años, el padre Patrick Peyton, CSC, dijo de manera célebre: "La familia que ora unida, permanece unida". Sus palabras siguen siendo ciertas, porque las familias que se toman tiempo para orar juntas, o que crecen juntas en la fe, o que viven el evangelio con alegría y generosidad (sin obviar sus dificultades y sufrimientos), son a menudo las que más brillan hoy en día.

          Un 3º lugar donde la luz de Cristo debe brillar intensamente son nuestras parroquias. El papa Francisco I se refiere a la parroquia como "una familia de familias", instruyéndonos así que cuanto más fuertes y vibrantes sean nuestras familias católicas, más fuertes y vibrantes serán nuestras parroquias. Sin duda, las parroquias son familias en un sentido análogo, significando que los feligreses deben experimentar en nuestras comunidades parroquiales las características de una familia amorosa.

          El liderazgo pastoral amoroso puede y debe fomentar un sentido de pertenencia y participación entre los feligreses, permitiendo que los lazos de fe y caridad florezcan en una amplia gama de ministerios. Tal atmósfera ayuda a crear una unidad enraizada en el encuentro con Jesucristo, en la adoración reverente y en el compartir de la fe. Y ayuda a romper los miedos y las angustias de quienes desean volver a la práctica de la fe, creando un espacio propicio para el diálogo y la comprensión.

          Por el contrario, cuando una parroquia tiene una sensación institucional, puede hasta llegar a ser fría y desagradable, y puede llevar a los feligreses a buscar alimento espiritual en otro lugar, o a dirigirse a la salida, quizás para nunca regresar. A medida que las comunidades parroquiales emprendan su trabajo de planificación pastoral, han de enfrentarse a estos desafíos internos y externos, para no bloquear la misión de la Iglesia.

          Cuando acometamos estos desafíos, percibiremos con los ojos de la fe "los primeros rayos del alba" (2Pe 1, 20), y la luz de Cristo amanecerá sobre nosotros de nuevo. Porque ya lo dijo Jesús: "Yo soy la luz del mundo, y el que me sigue tendrá la luz de la vida" (Jn 8, 12). En ese espíritu de fe, pues, consideremos algunas de las sombras y luces que la Iglesia está experimentando en estos días.

          Finalmente, permítanme mencionar una sombra muy profunda que siempre será parte de nuestras vidas, como seguidores de Cristo. San Pablo lo identifica en su carta a los Efesios: "Nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades y contra los gobernantes de este mundo de las tinieblas, todos ellos malos espíritus de los cielos" (Ef 6, 12).

          Nuestros adversarios no son todos terrenales. Satanás y sus secuaces continúan haciendo la guerra a los seguidores de Cristo y a su Iglesia, y esta lucha no es simplemente una sombra entre muchas, sino que está íntimamente conectada con cada una de las otras. No en vano la Secuencia Pascual habla de "una batalla estupenda" entre el abanderado de la vida (Cristo) y el abanderado de la muerte (Satanás).

          Jesucristo vence el pecado, a la muerte y a Satanás, y está en el corazón del kerygma que proclamamos. Es por esta razón que todo discípulo debe poseer un ferviente reconocimiento de la realidad de Satanás y del pecado. No deberíamos sorprendernos si nuestro testimonio de fe es costoso, o si encontramos oposición y resistencia, o si tenemos que soportar el sufrimiento por causa del evangelio.

          El Señor nos dijo que si no estamos dispuestos a "tomar nuestra cruz y seguirlo", no somos dignos de ser sus discípulos (Mt 10, 38). También San Pablo nos exhorta a "llevar nuestra parte de las penalidades que conlleva el evangelio" (2Tim 2, 3). Como los primeros cristianos, debemos alegrarnos de sufrir "a causa de su nombre" (Hch 5, 41), convencidos como estamos de que "en Cristo estaba la vida, y esta vida era la luz del género humano, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la han vencido" (Jn 1, 4-5).

.

  Act: 14/02/22         @primados de la iglesia            E D I T O R I A L    M E R C A B A     M U R C I A