16 de Noviembre

Santa Margarita de Escocia

José Munera
Mercabá, 16 noviembre 2020

           A principios del s. XI, y cuando la razón de estado unía en enlace matrimonial a los vástagos de las familias regias de los países más distantes, una joven doncella, hermosa de cuerpo y más aún de alma, nacida en Hungría, fue llevada a Inglaterra, donde la Providencia le preparaba el camino de la santidad mediante su enlace con el rey de Escocia.

           Consideraremos los elementos históricos que de su vida poseemos: su estirpe y nacimiento, su educación y carácter, su piedad, las circunstancias que la llevaron a abrazar el estado del matrimonio, su perfección en ese estado, su actuación como reina, sus virtudes heroicas y su culto, su canonización y reliquias.

           Nació Margarita en el seno de una estirpe regia, como bisnieta del rey Eduardo de Inglaterra (llamado el Confesor), nieta del príncipe Edmundo (llamado el Costado de Hierro, por su valor en batalla), hija del príncipe Eduardo (llamado el Desterrado, ya que por las intrigas del intruso rey Knut de Inglaterra no llegó a reinar) y hermana del rey Edgaro (que llegó a ocupar el trono por la ayuda que le prestó el rey Malcolm de Escocia, consorte de Margarita).

           Por parte de madre fue igualmente regia de estirpe, ya que su madre Agata era hija de Enrique (emperador del Sacro Imperio Romano) y hermana de Gisela (esposa del rey Esteban de Hungría).

           La fecha de su nacimiento es difícil de precisar, pero tenemos 2 fechas entre las cuales debió acaecer: la muerte del rey Esteban de Hungría (ca. 1038) y el regreso de su padre Eduardo (ca. 1057), cuando murió el conspirador y pudo ser sentado por la nobleza en el trono del rey Eduardo (su abuelo).

           Margarita recibió, pues, el influjo de su doble patria Inglaterra (la de los 2 reyes santos, Eduardo el Mártir y Eduardo el Confesor, ambos sus progenitores) y Hungría (la del rey santo Esteban, y familia piadosa de su madre). 

           Al hablar de la santidad heroica, de la que aquí trataremos, hay que tener en cuenta el tiempo en que tuvo lugar; porque, así como los santos del principio del cristianismo tenían que desprenderse del medio ambiente espiritual en que vivían (lo cual pasa también ahora bastante, por desgracia, por el laicismo de los modernos Estados), en cambio, en los tiempos medievales, por el contrario, ese medio ambiente favorecía y facilitaba la santidad. Puede decirse que en el primer caso actuaba el individuo con su iniciativa propia, a despecho del común sentir de las demás gentes. En el segundo, estaba de acuerdo con la manera de sentir general y se diferenciaba de ellos en llegar hasta las últimas consecuencias de lo que su fe le enseñaba. Claro está que todo esto supone la gracia preveniente y la concomitante, pero nos referimos a la correspondencia a esa gracia que ayuda y no impide la libre actividad humana.

           Tenemos, pues, en el caso de Santa Margarita, un alma que, como dice la Escritura: Sortita est animam bonam (Sab 8,10), o como diríamos en nuestro lenguaje: "A quien la virtud parecía connatural". Así la describen los autores más antiguos, casi contemporáneos, reproducidos por los jesuitas bolandistas: inteligente, prudente, inclinada a la piedad y a la misericordia con los desvalidos. Fácilmente se comprende lo que de hecho sucedió; que se asimiló cuanto en punto a piedad y virtud vio en torno suyo y lo que, además, la instruyeron en particular, viniendo a dar, al tiempo de su completo desarrollo físico y moral, frutos de virtud no vulgares.

           Hay que apuntar aquí algo de historia para darse bien cuenta de cómo aquella planta en el jardín de la Iglesia crecía y respondía a los cuidados del divino Jardinero. Según dijimos al tratar de su regia estirpe, su padre, llamado Eduardo, como su abuelo San Eduardo, había sido enviado con un hermano suyo llamado Edmundo a Salomón, rey de Hungría, a fin de librarlos del intento de asesinato que contra ellos se tramaba en Inglaterra. El rey húngaro recibióles benignamente; se encargó de su educación e instrucción, conforme a su regia estirpe y, llegados a la edad viril, dio a Edmundo su propia hija y a Eduardo, la hija de su hermano, llamada Agata. De este matrimonio nacieron tres hijos: Edgaro, Margarita y Cristina.

           Cambiadas las circunstancias y por muerte de su hermano Edmundo, fue Eduardo (padre de Margarita) llamado a ocupar el trono de Inglaterra. Pero entonces tuvo lugar la subitánea invasión del normando Guillermo el Conquistador, que se ciñó la corona real inglesa, exigiendo de los ingleses juramento de fidelidad. Murió en esto de muerte natural el padre de Margarita y la viuda (su madre) pensó en irse con sus 3 hijos al continente. Pero, o porque una tempestad la hiciera arribar a las costas escocesas, o porque la aconsejaran que hallaría asilo seguro en la corte del rey Malcolm de Escocia, de hecho, se realizó así providencialmente.

           Y ésta fue la ocasión de que Margarita abrazara el estado del matrimonio. El Breviario Romano hace constar que "el rey Malcolm quedó cautivado por las egregias dotes de Margarita" y que, para ésta, el motivo determinante fue "el habérselo mandado así su madre".

           Esas bodas, humanamente consideradas, llenaban cuantas aspiraciones puede alentar el corazón de una joven. Verse hecha reina de un reino floreciente, esposa de un varón prudente, piadoso y recto, que la amaba de veras y la asociaba a su regia dignidad, de modo que tomaba ella parte en las más importantes deliberaciones del gobierno del estado.

           Pero la prosperidad no es en sí obstáculo para la santidad; lo es, por desgracia, en muchas ocasiones, por el mal uso de esa prosperidad, dejándose esclavizar por el demasiado amor a las cosas temporales. Divitiae si affluant, nolite cor apponere, "si vienen riquezas, no queráis que se os pegue el corazón” (Sal 60,11).

           Es Margarita, ya reina de Escocia, un ejemplar insigne en muchos respectos, como esposa que supo ganarse el corazón de su marido; de madre, que atendió a la crianza y educación cristiana de sus hijos, de los cuales, dice el Breviario, la mayor parte abrazaron el estado de perfección, así como su propia madre y su hermana Cristina. De reina, que procuró ahincadamente el bien y la felicidad de sus súbditos; de santa, que amaba de corazón a Dios y, por Dios, a los pobrecitos de su reino (a los que alimentaba diariamente en su palacio, lavándoles los pies y hallando satisfacción en aplicar sus labios a las úlceras que les afligían, proveyendo al sostenimiento de centenares de familias necesitadas). Para ello, en alguna ocasión, vendió sus joyas y sus ropas más preciosas, y, a veces, llegó a agotar el tesoro regio.

           Edificó varias iglesias, entre ellas la Abadía de Dunferline, dedicada a la Santísima Trinidad, para custodiar la más preciosa reliquia: la de la Vera Cruz. Su libro de rezos, primorosamente decorado, se conserva al presente en la Biblioteca Boldleiana de Oxford.

           Sobrevivió sólo algunos días a su marido, el rey Malcolm, que pereció en el asedio del castillo de Aluwick, en el Northumberland, del cual se había apoderado Guillermo el Conquistador. Malcolm emprendió la campaña para reconquistarlo, ya que pertenecía al hermano de su esposa, Edgaro, tomando parte en el asalto los 2 hijos de Margarita: Eduardo y Edgaro, de los cuales murió el 1º. La reina, que había mirado siempre aquella expedición como fatídica, al llegar su hijo Edgaro, estando ya ella para expirar, hizo que le relatara todo lo sucedido, y, al oírlo, exclamó: “Gracias, Dios mío, porque me dais paciencia para soportar tantas desgracias juntas".

           Al morir en Edimburgo el 16 noviembre 1093, quedó su rostro sonrosado, después de la lívida palidez que se le vio durante los últimos seis meses, en los que padeció acerbos dolores. Su cuerpo fue enterrado en una urna que quedaba frente al altar mayor de la Iglesia de Dunferline. Fue canonizada por Inocencio IV en 1250, y en 1259 se trasladó su cuerpo a un nuevo y rico altar en Dunferline. Su cráneo pasó a ser propiedad de la reina de Escocia (María Estuardo) y más tarde a los jesuitas de Douai, perdiéndose su noticia durante las turbulencias de la Revolución Francesa. Su cuerpo, por empeño de Felipe II de España, fue trasladado a España. Y consta que este rey mandó tallar, para colocar los restos de Santa Margarita y su esposo (el rey Malcom) un sepulcro en una capilla del Monasterio del Escorial. No obstante, cuando Gelliers (arzobispo de Edimburgo) pidió a Pío XI que sus reliquias fuesen trasladadas a Edimburgo (por ser dicha santa la patrona de Escocia), parece ser que éstas no pudieron ser halladas.

           En la vida que acabamos de escuchar de Santa Margarita faltan, como se ha podido apreciar, sus hechos milagrosos. No obstante, su confesor Teodorico (monje de San Cuberto) hizo una relación de dichos hechos, que entregó a la hija de Santa Margarita, la reina Matilde de Inglaterra. De dicha relación, nos dice el padre Papebroch que "son más dignos de admiración los hechos normales que hacía la santa, que los hechos sobrenaturales que la llevaron a ser santa. Porque lo importante de su vida fue el estilo religioso que imprimió a todos los hechos de su vida".

           Según lo aprobado por la Iglesia en su Proceso de canonización, también se puede saber de Santa Margarita de Escocia que:

"Tenía un libro de los cuatro evangelios, decorado con oro y joyas, cuyas mayúsculas brillaban con el oro. Este códice, que, más que los otros, acostumbraba a leer y meditar, lo estimaba ella mucho. El cual libro, trasladándoselo uno cierto día, al atravesar el vado de un río, el libro, que había sido envuelto menos cuidadosamente, vino a caer en medio de las aguas; ignorando lo cual el portador prosiguió con resolución el viaje emprendido; mas cuando luego quiso entregar el libro echó de ver, por vez primera, que lo había perdido. Lo buscó mucho, pero inútilmente. Por fin lo descubrieron abierto en el mismo lecho del río, de tal manera que sus hojas se agitaban con el incesante ímpetu de las aguas, y los paños de seda que llevaba para evitar que las letras de oro se oscureciesen con el roce, ahora, con la violencia del río, se desprendieron. ¿Quién diría que aquel libro podría ya servir? ¿Quién creería que pudiera ya leerse una sola letra? Pues, ciertamente, íntegro, incorrupto, es extraído de en medio del río, de tal modo que parecía no haber tenido contacto alguno con el agua. La limpieza de las hojas y la íntegra configuración de todas las letras permaneció tal cual estaban antes de que cayesen en el río; sólo en las últimas hojas podía percibirse la señal del líquido. El libro, y con él el milagro, se transmitió a la reina, la cual, rendidas las gracias a Cristo, tuvo mucho más estima que antes del códice. Con esto, otros vean qué sienten del caso; yo opino, por el venerable aprecio de la reina, que fue un milagro del Señor".