20 de Julio

San Aurelio de Cartago

Consuelo Lozano
Mercabá, 20 julio 2021

           Nació el 352 en Cartago, capital primada de una Africa que contaba en aquella época con más de 500 obispos, cifra que habla de la fe de aquellos territorios.

           Compartió estudios en Cartago con el mismo San Agustín (2 años más pequeño, y en aquel momento bastante perdido en sus elucubraciones), manteniendo ambos en adelante una extensa amistad y relación epistolar. Poco después de marchar Agustín a Roma, fue ordenado Aurelio diácono en Cartago.

           Fue elegido obispo de Cartago el 392, y a lo largo de su ministerio convocó más de 30 sínodos provinciales, dirigidos sobre todo hacia la disciplina que debía seguir (y no olvidar) la jerarquía eclesiástica.

           Su libro El Trabajo de los Monjes refleja la relajación a que llegaron algunos que, en lugar de vivir la vida contemplativa, se convertían en verdaderos vagos en el arte de no hacer nada. Un tratado en que Aurelio denuncia que algunos monjes traficaban con las reliquias de mártires, sacando de ellas pingües ganancias económicas (exigiendo una limosna a los a los fieles que iban a venerarlas).

           En cuanto a los temas de doctrina, combatió Aurelio la herejía donatista y pelagiana, con numerosos adeptos entre los monjes y episcopado norteafricano. Y se apoyó para ello en 2 grandes aliados: el también obispo africano San Fulgencio de Ruspe, y el escritor español Pablo Osorio.

           Rigió Aurelio su diócesis cartaginesa con santidad de vida y un ejemplo admirable para todos, confiando siempre en la bondad de Dios para los que no actuaban según los principios de la fe. Falleció el 20 julio 430 en Cartago, y por azares de la vida sus restos permanecen hoy en la Abadía de Hirsau (Alemania).