6 de Abril

San Pablo Lebao Tinh

José Luis Repeito
Mercabá, 6 abril 2021

           Fue presbítero y mártir del clero secular vietnamita, canonizado por Juan Pablo II junto con muchos otros mártires del Vietnam (y misioneros dominicos españoles) el 19 junio 1988. Todo ello enmarcado en el curso de la larga y cruenta persecución sufrida por la Iglesia del Vietnam, a lo largo de los s. XVIII y XIX, en que cientos de cristianos fueron condenados a morir por decapitación.

           Pablo había nacido en 1793 en Trina (Tranoa), en el seno de una familia cristiana. Hasta que muy pronto decide su vocación sacerdotal, y en 1808 ingresa en el Seminario de Vintri. Allí se dedicó al estudio y ejercicio de las virtudes, destacando por su conducta excelente y entrega al mundo del espíritu, dentro de la interioridad que reinaba en el seminario.

           Cuando ya llevaba muy adelantados los estudios, se sintió Pablo llamado a la vida contemplativa, y dejando el seminario se retira a un sitio desierto, donde empieza a llevar una vida de ermitaño, dedicado por completo a la contemplación. Aquí creció notablemente en la vida interior, y se hizo un planteamiento serio sobre cuál podría ser la voluntad de Dios sobre él. Hasta que llega a la conclusión de que, ante la situación del cristianismo en su país, lo propio era colaborar en la vida activa, sacrificando incluso su propia inclinación contemplativa. Entonces vuelve al seminario, donde es readmitido y reanuda sus estudios teológicos.

           Frisaba Pablo los 44 años, y no era más que un simple tonsurado, cuando el obispo Havard lo envía a inspeccionar las posibilidades de establecer una misión en una zona cercana a Laos, y cuyos habitantes eran tenidos por tribus salvajes. Pablo cumple con celo la misión recibida, y de allí pasa a Macao para ayudar al padre Taillander. A su vuelta a Vintri, se encuentra con que la persecución anti-cristiana se ha recrudecido (ca. 1841), siendo él uno de los detenidos y encarcelados.

           En la cárcel fue sometido a duros interrogatorios, recibió torturas de todos los estilos, y se le tentó de todas las maneras para que apostatase. Pero él siguió firme en la confesión de la fe. Entonces se decretó su condena a la muerte por estrangulamiento, y fue confinado a una cárcel más severa, a la espera del cumplimiento de la sentencia capital.

           Pero la sentencia no fue cumplida, y llegó un momento en que la condena capital le fue conmutada por la pena de destierro, siendo enviado a Tientri, donde hubo de pasar 5 años más.

           En 1848 el nuevo rey Tuduc, que luego perseguirá a los cristianos, empezó por dictar una amnistía, que permitió al clérigo Pablo volver a Vintri. El obispo Retord pensó que era de justicia ordenarlo ya sacerdote, toda vez que había testimoniado la fe con tanta perseverancia y tenía acreditada su vocación. Ordenado sacerdote con 55 años, su 1º destino fue dirigir el seminario diocesano. Además de esta dirección, daba clases de latín y escribió varios libros.

           Pasaron 9 años en los que Pablo pudo ejercer su ministerio provechosamente entre los seminaristas, al tiempo que sus homilías y catequesis eran de provecho para sacerdotes y catequistas. Pero nuevamente la persecución diezmaba a la Iglesia vietnamita, y le tocó a Pablo su turno. En 1857 es denunciado como activista cristiano.

           En el curso del proceso quedó clara su actividad, así como su perseverancia en la fe. Las amenazas no fueron suficientes como para apartarle de Cristo. Y por ello fue condenado a morir decapitado, con lo que concluyó su carrera de servicios a Dios y a la Iglesia, el 6 abril 1857.