Testimonio, 25 febrero 2021

«En los años 80 casi todo el mundo se daba cuenta de que el comunismo soviético estaba en las últimas. Lo decían los políticos occidentales, y lo admitían los mismos comunistas: pero nadie sabía qué hacer, qué dirección tomar. Tenían miedo. Entonces llegó nuestro papa, el papa polaco Juan Pablo II, y todo cambió. Cada vez que nosotros organizábamos una huelga en los astilleros, nos juntábamos unas 10 personas. Pero de improviso, en 1980, y convocados por el papa polaco, fueron convocadas 16 millones»

LECH WALESA, Presidente de Polonia

 Act: 25/02/21   @testimonios de fe          E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A